Preparados, listos …

Desde la calma del verano imaginamos los senderos que pronto recorreremos, mas abrigados, hacemos acopio de ganas de explorar todo lo que se nos ponga por delante en el próximo curso escolar, allá vamos.

Queremos seguir acercando las plantas a los niños y las niñas, a los profes y sobre todo a las familias. Nos proponemos facilitar ese íntimo encuentro y dejar que surja un creativo dialogo, sin palabras, con el que mantener largas y provechosas conversaciones, que nos inspiren en nuestras automatizadas vidas cotidianas.

Este curso 2019-20 seguiremos creando huertos escolares donde explorar y conocer a muchos de los seres vivos que comparten historia con las plantas del huerto y del jardín. Ellos y ellas saben como encontrar apoyos mutuos para salir adelante y cuando eso no es posible, nos enseñan como entregan su materia orgánica a un orden mayor, a un bien común, sin duda ni resistencia y con una impresionante eficiencia para su propio sistema.

Seguiremos impartiendo nuestras aulas en «City Country School Montessori» en el madrileño barrio del Pilar, por cuarto curso consecutivo para infantil y primaria. Cada año descubrimos nuevas sinergias con el equipo de profesores del centro, y cada curso resulta único y diferente.

En «Colorines Montessori» en Alcorcón, empezaremos el curso desde el principio con los mas infantes (0-4 años) y con el excelente equipo de profesores que participan y se dejan sorprender por las plantas.

Tras seguirlos de cerca, disfrutar con sus progresos, e inspirarnos cada año con mas retos trascendidos, empezaremos este curso en «Escuela IDEO» frente a la UAM, donde nos integraremos en su Plan Verde para apoyar el desarrollo de varias aulas de naturaleza dirigidas a infantil, primaria y secundaria. La creación de nuevos espacios, huerto, jardines, vivero, invernadero, va a dar a la comunidad educativa muchos recursos para hacer de la educación medioambiental un taller de experimentación para el fomento de la VIDA, donde aprender haciendo y observando el hacer natural. La belleza de la biodiversidad, el sentido de la responsabilidad, el ritmo que imprime la cooperación, y el debate vital que significa buscar el bien común.

Algunas semillas quedan sembradas en «La Ciudad de los Muchachos» en Leganés, y en manos de la prospera naturaleza queda todo lo demás, esperamos que nos brinde estos sueños maduros, cuando lleguen sus momentos de sazón.

Mientras tanto nuestra pequeña huerta sigue con su actividad frenética, nosotros paramos a ratos a contemplarla, vaciamos los cuencos mentales, nos damos el espacio de tiempo que necesitamos para conseguir unos ojos nuevos, con los que seguir explorando, llenos de curiosidad por lo que está por venir, de momento …. nos preparamos.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*